Lean Managment

Aunque el concepto de “Lean” (“Eficiencia”) fue, en un principio, solo usado para describir el “Lean Manufacturing” establecido por Toyota, ahora es una filosofía aplicable a muchos sectores de empleo, con la idea principal de crear el producto con mas valor (según el punto de vista del cliente) con el menor consumo posible de recursos, usando al máximo cada conocimiento y habilidad de los trabajadores.
Para entender el pensamiento Lean, también se deben aplicar tres principios fundamentales para evitar desechos, que serian: “Mura” o Desbalance, “Muda” o Derroche, y “Muri” o Sobrecarga.

Los cinco pilares de Lean

1. Producir según “Pull” (demanda) del cliente

En vez de producir de forma continua a largo plazo, la producción se adapta en base a los pedidos de los clientes. De esta forma se evita el exceso y, por ende, cualquier desecho innecesario.

2. Crear Flujo

Idealmente, suave y con solo pasos valiosos para la producción. También se debe tener en cuenta la posibilidad de solo ocuparse en un proceso a la vez por sección de trabajo, lo cual reduciría el tiempo de espera entre pasos y el margen de error, a la vez que aumenta la calidad puesta en cada etapa.

3. Optimizar “Takt”

Este quiere decir, cuan rápido necesitas producir resultados para satisfacer la demanda del publico; esto puede lograrse al distribuir mejor el trabajo entre individuos (“Mura”), evitando sobrecargas (“Muri”) y/o inmovilidad en los mismos. Al optimizarlo se mejora el flujo y se adquiere flexibilidad en caso de que se presentaran cambios.

4. No esconder problemas

No quiere decir que no habrá problemas, sino que en la mentalidad Lean, estos deberán ser informados con rapidez de modo que puedan ser corregidos antes de proseguir con el resto de los pasos del trabajo. Además, el identificar estos errores permiten una mejora continua, algo de suma importancia para el proceso.

5. Eliminar actividades sin valor (“Muda”)

En el ámbito de derroches, existen 7 principales los cuales se deben evitar en el pensamiento Lean, ya que no añaden valor al producto a la vista del cliente. Estos son:

  1. Transportación: Todo transporte innecesario de personas o productos entre procesos.
  2. Inventario: Sobreproducción que termina almacenada, trabajos estancados en procesos, o materias primas sin uso, todo le resta valor al trabajo, ya que se debe utilizar una parte valiosa de atención y dinero en organización y mantención que no repercute en el producto final.
  3. Movimiento: Todo movimiento innecesario de personas, productos o maquinas entre procesos. Estos pueden deberse a alejadas estaciones de trabajo entre etapas o movimientos excesivos de maquinas desde el punto inicial al punto donde se comienza el trabajo. Estos causan perdida de tiempo, y por ende dinero, y estrés en los empleados, además de desgaste en las maquinas.
  4. Espera: Personas o productos que deben esperar a que un ciclo de trabajo se complete o por la respuesta de otro departamento u organización. Esta espera perturba el flujo de producción, siendo este un pilar fundamental del Lean, por lo que es uno de los desechos mas serios.
  5. Sobreproducción: Hacer mucho inventario o producir a mas velocidad de lo exigido por la demanda. La sobreproducción es uno de los enemigos principales del pensamiento Lean, ya que conduce a todos los otros 6 desechos e impide la mejora continua. También termina causando un desecho extra a la lista, que es el desperdicio del potencial de los empleados.
  6. Exceso de procesamiento: Es poner mas en el producto de lo valorado por el cliente, teniendo tolerancias muy estrictas, puliendo mas allá de lo requerido, o practicando procesos que no han sido requeridos por el cliente, etc. El objetivo es que el nivel de procesamiento corresponda a lo que es útil y necesario, lo cual se lograra con especificaciones claras e identificando las mejores técnicas aplicables al desarrollo del trabajo.
  7. Repasar: Obviar problemas y luego tener que repetir o corregir un proceso. Al identificar los errores tan pronto aparecen y corregirlos, se evitan gastos innecesarios y derroche de tiempo en repasar el proceso una vez mas, así como también se evita la perdida de clientes debido a no alcanzar el valor esperado. Por esto, se debe siempre buscar como prevenir errores, y en caso de cometerlos, elaborar un inmediato plan de acción.

Junto con estos pilares principales, la filosofía Lean también incluye principios morales específicos, como el respeto al personal, lo cual evita que el despido se use como una solución fácil a problemas de distribución, y la preocupación por la satisfacción del cliente, que impide una reducción en la calidad de los servicios.

Conclusión

Como hemos analizado, el pensamiento Lean no solo se limita a lograr aprovechar al máximo en la producción, dando más a los clientes a menos coste para la compañía, sino que también es una compleja filosofía que mejora el trabajo al eliminar lo innecesario y siempre buscar mejorar, pero claro, sin olvidar la moralidad humana. Y es que solo avanzando hacia adelante es como lograremos hacer que nuestra empresa pueda seguir a flote, en este sistema comercial cada vez más errático.
Deberemos ser flexibles y eficientes.

Shu-Ha-Ri
Next Post