El Design Thinking o Pensamiento de Diseño: Metodología de trabajo de innovación que busca dar soluciones a los problemas de la empresa de forma creativa y participativa.

Es una herramienta eficaz que vincula los procesos cognitivos de los participantes, con los procesos estratégicos y prácticos de la empresa, los cuales se inter-relacionan con la creación propia del diseño y la innovación.

Design Thinking es un enfoque integral de la innovación orientada al cliente, que tiene como objetivo generar y desarrollar ideas creativas de negocios o completar modelos de éste. Esencialmente, Design Thinking intenta proyectar los enfoques y métodos de los diseñadores en los procesos comerciales.

Incluye una metodología  de trabajo enfocada en  las personas en un proceso creativo grupal, permite balancear las necesidades de las personas con la viabilidad técnica y la viabilidad económica de la empresa, también nos sirve para resolver problemas y generar altos niveles de creación porque se enfoca principalmente en fomentar el recurso que genera mayor valor en los productos y servicios: La Innovación.

El Pensamiento de Diseño genera espacios de Innovación. Tanto los espacios para el  trabajo individual como los espacios para el trabajo grupal son flexibles e inspiradores, los cuales propician la inspiración, la eficiencia y la optimización de recursos.

Para llevar a cabo el Design Thinking se deben tener en cuenta los 10 principios del Pensamiento Creativo:

1.¡No hay jerarquía durante un taller de Design Thinking!

2. ¡Fomentar ideas salvajes!

3. ¡Ve por la cantidad!

4. ¡Construir sobre ideas de otros!

5. ¡Piensa centrado en el ser humano!

6. ¡Sé visual y hazlo tangible!

7. ¡Evita las críticas!

8. ¡Falla temprano y con frecuencia!

9. ¡Mantente enfocado!

10,¡Divirtámonos!

La empatía en el design thinking se convierte en el motor fundamental para comenzar a generar ideas. Cuando te conectas con  la gente que intentas alcanzar, y diseñas desde su perspectiva, tus ideas convergerán en la correcta solución.